Author Archives: jc

MAISON IKKOKU LIVE ACTION

 

 

Ficha IMDB

Película de 1986 que adapta el trabajo homónimo de la gran mangaka Rumiko Takahashi, ya convertido poco antes en anime. En 2007 se realizaría otra versión de la historia bajo el formato dorama.

Cuenta las desventuras de un joven ronin, es decir, un estudiante que se prepara para los exámenes de ingreso a la universidad, y las relaciones con sus exasperantes vecinos de la casa de huéspedes en que se aloja (que no es otra que la mansión del título), entre ellos la casera, de la que está perdidamente enamorado.

Contra lo que se podía prever, el director Shin’ichiro Sawai, de vocación clásica, se guarda mucho de intentar imitar el dinamismo del anime televisivo de la época, ofreciendo en cambio una sucesión de planos secuencia, casi siempre generales, como si de un Mizoguchi se tratase, aunque sin la soberbia capacidad compositiva y delicado ritmo interno del maestro.

Uno de los elementos más endebles de la película es un guión soso y poco trabajado, sobre todo en lo referente a la progresión de los sentimientos de los personajes, los cuales, sin embargo, están bien interpretados.

Posiblemente la mejor parte de la película, y sin duda la más divertida, sea un número musical con coreografía interpretada por los personajes en los pasillos y la escalera de la pensión.

En definitiva, un simpático y agradable hallazgo, en las antípodas de lo esperable dentro de este tipo de productos.

NOTA: 6’5

Los simpáticos inquilinos de la Maison Ikkoku en pleno número musical.

 

MUSHI UTA

Wikipedia

Ficha IMDB

Mushi uta es un anime de ciencia ficción ambientado en un futuro próximo. Su origen se encuentra en una serie de novelas cortas ilustradas, adaptadas mas tarde al manga y luego al anime que nos ocupa.

Nos encontramos ante un trabajo artístico meritorio, con un buen arte, dibujo y una digna animación y que por momentos consigue una atmósfera oscura y sugerente, pero que falla en una historia poco trabajada, pobre en sucesos, repetitiva e insustancial desde un punto de vista temático y de desarrollo de personajes. En cambio, el diseño de personajes está bastante logrado en el plano estrictamente visual, destacando Kakko y Shiika, la pareja adolescente protagonista.

La mezcla de peleas con armas, magia, e insectos gigantes vinculados a jóvenes, convierten esta serie en una especie de pokémon para adolescentes, con más violencia y dramatismo pero la misma estulticia argumental. Además, ofrece un final apocalíptico con reminiscencias de Otomo, tan enmadejado narrativamente que resulta casi incomprensible, no por su complejidad conceptual, sino por un grave problema de ausencia de la misma y de incapacidad narrativa.

Como notas positivas: agradable para la vista y con solo trece capítulos.

NOTA: 4

 

LOVELY COMPLEX

Ficha IMDB

Mas conocida como Love.Com, este live action de un manga y su correspondiente anime es la demostración de como de una historia tonta se puede sacar una película igualmente intrascendente pero llena de simpatía.

Cuenta la relación entre el chico más bajito del instituto y la más alta, centrándose afortunadamente en otros matices del carácter de cada uno.

Emma Fujisawa es una preciosidad larguirucha con orejas de soplillo, cuya constante sobreactuación de estilo anime fluctúa entre lo forzado y lo brillante, en la construcción de su personaje de chica ingénua y algo patosa. En cambio, un más contenido Teppo Koike no logra trascender el cliché de chico popular cargado de estética superpop japonesa.

El aspecto visual sigue religiosamente los preceptos pop del momento, con combinaciones de colores primarios y brillantes tanto en vestuario como en decorados, y toda una iconografía configurada a base de detalles kawai. Todo dentro de una ligereza feliz, pero demostrando una forma de hacer cine para adolescentes con un mínimo de fuerza y originalidad. Entre los mejores hallazgos destacan concretos estallidos de humor surrealista, como la paródica voz en off en inglés, o las disgrsiones cómicas en las que la película se detiene, la más conseguida nos presenta a un viejo comentarista que analiza con gravedad pero de forma simplista y superficial una acción congelada de la película.

En definitiva, un film hecho con cariño que transmite alegría de vivir y cuyo inconfesable disfrute provocará culpabilidad a los snobs estirados que no puedan evita soltar una sonrisa furtiva. Claramente superior al anime previo y también por encima de los doramas al uso.

NOTA: 6,5

SUKEBAN BOY

Ficha IMDB

Esta película sobre un chico que se viste de chica para estudiar en un instituto femenino está basada en un manga de Go Nagai y dirigida por el artista del bizarre Noboru Iguchi entre “The machine girl” y “Robogeisha”, ambas superiores en coeficiente técnico-artístico (y seguramente tambien en presupuestario) pero al mismo nivel en lo que a gore, mal gusto y excesos grotescos se refiere. El enclenque argumento es una excusa para poner en pantalla una serie de peleas brutalmente surreales entre diferentes grupos enemigos de estudiantes, cada uno de ellos con sus propias armas y técnicas. Tenemos así la patada can-can de Kanko, la principal antagonista, las tetas ametralladoras de la líder de la “Liga sin sostén”, las patadas no-no de la liga desnuda Zen-su (al tiempo que gritan: ¡No mires!¡No mires!¡No mires!). Y todo esto acompañado por altas dosis de tripas, amputaciones, pústulas y demás aderezo gore que a estómagos poco acostumbrados puede llevar al desagrado. Todo está exagerado a niveles estratosféricos, en un cúmulo de chistes soeces y surrealistas en los que cabe todo  (genial la chica que dispara por los muñones de sus piernas) y que funcionan simplemente por lo desfasado de su concepción.

Como es necesario en este tipo de películas, las interprestaciones son pésimas a más no poder, a veces por sobreactuación  consciente y otras por incapacidad interpretativa, ambas opciones elegidas voluntariamente por el director. El problema principal de la película, aparte del argumento inexistente e innecesario, es la pobreza visual y el humor poco imaginativo, más basado en epatar a base de muñones que en generar gags ingeniosos al estilo de las primeras producciones de Peter Jackson. La parte positiva son las sonrisas que arrancan los degenerados efectos especiales de Yoshihiro Nishimura, verdaderamente estomagantes, y el despelote generalizado de las AV models que protagonizan la función, entre ellas Asami en el papel de chico travestido.

Sólo para amantes del bizarre por el bizarre o los impenitentes buscadores de trash, género del que los japoneses saben un rato.

NOTA: 3

EXPOMANGA 2011

Bien entrados ya en el 2012, y con varios eventos de este tipo celebrados en nuestro país (primer Japan Weekend del 2012, Salón del Manga de Barcelona), aceptando de antemano mi tardanza, creo que es hora de escribir una serie de entradas para comentaros mis visitas a los mercados frikis del año pasado.

A menos de una semana para el de 2012, del que espero dar debida cuenta por aquí de forma más inmediata, el hallazgo de las fotografías que saqué en el evento me ha decidido a hablaros brevemente del Expomanga del 2011.

Desde hace unos años, se celebra en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid, aumentando considerablemente la superficie respecto a localizaciones anteriores. El ambiente ofrecía lo que todo aficionado al manga, anime, videojuegos y cultura japonesa en general busca en un evento de estas características: diversión, esparcimiento, alegría de compartir aficiones,  cantidad de cosplayers emulando a sus personajes animados favoritos, siempre con una pose a punto para las cámaras de cualquiera que le pida una foto, cancioncillas chillonas japonesas llenando el aire, torneos de videojuegos, de cartas, de dibujo, concursos de karaoke en todas sus modalidades (la más bizarra de ellas, el karaoke pasiego, consiste en cantar con la boca llena con un polvorón navideño), stands de ilusionados clubs de manga, anime y cultura japonesa, y, por supuesto, millones de mangas, animes, posters, llaveros, figuritas y demás merchandaising puestos al alcance de los compradores por tiendas y editoriales de toda España. Yo participé de la fiesta pidiendo fotos a diestra y siniestra y comprándome una cartera de Evangelion con el dibujo del logo de Nerv por un lado y el de Asuka Langley por el otro.

Entre las actuaciones, la que más me gustó fue la de un conjunto de taiko, el tambor típico japonés que suele tocarse en los matsuri (festivales). Aquí tenéis los enlaces a los videos que grabé de esta actuación:

Taiko 1

Taiko 2

Taiko 3

La entrada costaba unos 5 euros más que amortizados en este agradable y estimulante día friki. Con la entrada regalaban un par de comics, que dependiendo de la hora podían ir de números de manga de autores españoles al primer volúmen de “Forget me not”, de Kenji Tsuruta. A mi me tocaron los primeros, y unos amigos con los que me encontré más tarde me regalaron amablemente el ejemplar de Tsuruta, ya que al ser pareja, iban a tenerlo repetido.

Como se trataba del último día del evento, tuve la suerte de presenciar el final de fiesta, que consistía en la interpretación por todos los asistentes del himno del festival: el “Tatakae otaking”, opening de las míticas OVAs de Gainax “Otaku no video”. Acto seguido nos enganchamos en una conga por todo el pabellón al ritmo del opening de “Jungle wa itsumo hale nochi Guu”:

Conga Hale Nochi Guu

Sin más, os dejo con las fotografías que hice. Son típicas fotos de móvil, o sea, no os esperéis ninguna obra de arte, pero espero que sea suficiente para que captéis el ambiente de este tipo de eventos.

 

 

MEMOLU IN THE POINTED HAT. MARIELLE’S JEWEL CASE

Ni Spielberg ni Emerich tenían razón. Ni siquiera Ridley Scott. Los extraterrestres son unos liliputienses bienintencionados amantes de los bosques y el resto de la naturaleza. Y llevan gorros puntiagudos. O sea, lo más parecido a los gnomos terrícolas de toda la vida. Marielle es una niña humana enfermiza que los descubre y se hace amiga de ellos.

La película es un condensado selectivo de la serie de cincuenta episodios, que de seguro sería más difícil de tragar que este breve cúmulo de buenos sentimientos y cancioncillas sobre la alegría de vivir llevándose bien con el prójimo, sean humanos, liliputienses, árboles, flores, búhos o demás fauna silvestre.

Un ritmo plácido, originales diseños de personajes y solvente animación convierten esta película en un buen kodomo propio de épocas que, a la vista de los nuevos productos infantiles, se antojan pretéritas. Si tenéis mi edad, seguro que os habréis topado con Memolu en vuestra inocente niñez.

Eso sí, no apta para adultos que se precien de serlo.

NOTA: 6,5

Aqui tenenos a la pequeña Memolu (a la derecha) con sus amigos.

Aquí vemos a la pequeña Memolu (a la derecha) de setas con los amigos.

 

 

 

 

 

SLAYERS REVOLUTION

http://www.imdb.com/title/tt1266618/

La esperada nueva temporada de Slayers, que llega más de diez años después de “Slayers Try”, es claramente inferior a las anteriores en todos y cada uno de sus aspectos.  Presenta un argumento completamente plano y anecdótico, pero con una mínima cohesión y bastantes dosis de simpatía. Como sus predecesoras, esta temporada se apoya en un humor simplón y surreal, pero mucho más infantilizado y absurdo, que alcanza altas cotas de ridiculez en el diseño de algunos personajes. Sin ir más lejos, observese el aspecto de Pakota, el nuevo compañero de aventuras de Reena y Gourry, una especie de conejo verde con orejas prensiles con las que es capaz de esgrimir la espada; con todo, hay que reconocer que tiene cierto encanto freak. Otro nuevo personaje destacable es el del infatigable detective que persigue a Reena sin descanso, acusándola de un delito que no cometió.

A diferencia de las anteriores temporadas, esta carece de la emoción de aquel vibrante shonen medieval, con lo cual el humor desfasado campa a sus anchas sin ningún contrapunto que lo matice y dosifique.

El aspecto gráfico, aunque bastante digno en su animación fluida, desmerece por un dibujo soso de trazos más caricaturescos e infantiles, más adaptado a los impersonales cánones generales de la década del 2000.

Pese a todo, ya desde su opening totalmente inspirado en el de la primera temporada, nos llega una agradable sensación de nostalgia y reencuentro con los personajes que amenizaron nuestras pubescentes tardes noventeras: además de los mencionados Reena y Gourry, regresan Ameria, Zelgadiss y Xellos.

Reena y Gaurry, mas asexuados que nunca, en aventuras distraídas y en ocasiones divertidas.

NOTA: 6

Opening

Ending

 

MAGICAL GIRL CLUB QUARTET: ALIEN X FOR A ZONE

OVA en el que se unen varias chicas mágicas (mirar sus nombres en el cartel) para luchar contra una invasión de alienígenas tentaculares, que en vez de abrirse paso alegremente hacia las entrañas de muchachitas indefensas (como nos tienen acostumbrados semejantes seres), se limitan a chuparles la energía para convertirlas en ancianas. No hay que olvidar que estamos ante un ejemplar shoujo de chicas mágicas.

Al principio, nuestras esforzadas heroínas no pueden usar la magia, lo que les acarrea más de un contratiempo. Más tarde, gracias al rescate de un dios ex machina con forma de payaso, que les devuelve los poderes a través de sus varitas de juguete con forma de estrellas y corazones, las chicas vencen a los aliens en el espacio y se vuelven a separar. Fin.

Solo que aún queda un detalle metacinematográfico, pues en realidad nuestras cándidas pero resueltas chicas son cuatro actrices en pleno rodaje de una película de ciencia ficción. Pero aún una nueva sorpresa les aguarda al salir del estudio…

Todo así de original y sorprendente. Uno puede intentar ser ingenuo, pero no ser idiota. Menos mal que dura solo veinte minutos. Para nenas.

NOTA: 2,5

L: CHANGE THE WORLD

http://www.imdb.com/title/tt0912597/

Para aprovechar al máximo el éxito del fenómeno “Death Note”, compuesto por manga, anime y dos películas, se acometión la producción de este spin -off protagonizado por L, sin duda alguna el personaje más atractivo y carismático de la función.

Aparte del indudable éxito a nivel comercial, la película presenta sus aspectos positivos y negativos.

El primer elemento positivo reside en la elección de Hideo Nakata, un director que si bien parece que aún no ha conseguido salir del depósito de la azotea de “Dark Water”, sigue mereciendo una oportunidad a la hora de mostrar una elegancia visual que sitúa esta película por encima de las anteriores en cuanto a planificación y acabado visual, aunque sea obvia su desventaja a nivel presupuestario.

El responsable de la adaptación del manga, Sushuke Kaneko, cuya pericia para la épica no voy a discutir, centra su capacidad en saber qué es lo que hay que filmar por delante de la manera de filmarlo, consiguiendo un estilo dinámico y vibrante. En cambio, el estilo de Nakata, más reposado e intimista, se preocupa más de transmitir un tempo apoyándose en la plasticidad de encuadres y planos secuencia reposados, en los que la cámara se desliza suavemente por el escenario, produciendo una sensación crespuscular y melancólica. Por encima de los acontecimientos de la trama, Nakata sitúa los pequeños detalles que retratan a los personajes, y más comprensiblemente en un caso como el de esta película, que presenta su aspecto más flojo en un guión mediocre y poco imaginativo, que cuenta una historia demasiado manida y poco original, centrando los momentos culminantes en la acción física, para la cual Nakata no está dotado.

Sin embargo, lo peor de todo es la falta de protagonismo de L a la hora de ejercer de motor de la trama, pues sus facultades detectivescas nunca necesitan ser puestas en práctica, ya que no hay casi nada que resolver en el caso tan soso y obvio en el que se ve envuelto.

Pese a esto, Ken’ichi Matsuyama esta estupendo en el retrato del raro y extravagante genio anticrimen, superando incluso su interpretación del binomio “Death Note”. También es cierto que aquí su personaje tiene más oportunidades de lucimiento al ser objeto de una humanización que funciona a pesar de acercarse en ocasiones a lo sensiblero, como no podía ser de otra manera al estar el joven rodeado de niños en todo momento. No obstante, Nakata solventa los habituales peligros derivados de la presencia infantil, consiguiendo que los actores de menor edad esten comedidos en unos personajes ya bastante cuidados desde el guión.

En resumidas cuentas, una película más agradable en su forma pulcra y evocadora que en su aburrida historia carente de interés, cuyo principal aliciente reside en la evolución de L y en su particular concepción del mundo.

Aunque la historia esté muy por debajo, como película es superior a las anteriores.

NOTA: 6,5

 

DEATH NOTE 1 & 2

Al igual que el cine estadounidense se nutre del comic en adaptaciones cada vez mas millonarias, aparatosas y prefabricadas, el japonés hace lo propio con algo más de dignidad y vergüenza recurriendo al inagotable arsenal de la boyante industria del manga. Así, al manga y anime “Death Note”, uno de los penúltimos fenómenos otaku, no podía faltarle su adaptación a imagen real, concretada en dos películas dirigidas por el habilidoso artesano Sushuke Kaneko.

Debido a que las dos partes fueron rodadas al mismo tiempo y al visionarlas queda claro que consisten en una sola película dividida en dos por cuestiones de duración y de mercado, despacharé a ambas con una sola crítica.

Sushuke Kaneko es un director con una trayectoria bastante irregular. En activo ininterrumpidamente desde 1984 cuenta con sus películas más valoradas dentro del entrañable género del kaiju eiga, o sea, monstruos gigantes a la japonesa. Él fue el encargado de revitalizar y revalorizar a la siempre segundona (por detrás del rey Godzilla) tortuga Gamera con una notable trilogía en la que muchos fans encuentran la cima del kaiju. Antes, Kaneko ya había llamado la atención con su gore fragmento de la película a seis manos “Necronomicon”, completada con los capítulos filmados por Brian Yuzna y el temible Christophe Gans. Tras el éxito de su trilogía sobre la tortuga mutante, Kaneko fue llamado para dirigir “Godzilla, Mothra, King Gidorah: Giant monster all out attack”. Despues de algunas películas más dentro del género fantástico, como “Crossfire” o la flojísima “Azumi 2”, no resulta extraño que fuese el elegido para poner en imágenes de carne y hueso el notable manga escrito por Tsugumi Oba y dibujado por Takeshi Obata, ya adaptado a formato anime por el estudio Madhouse.

Kaneko no es un cineasta que guste de sutilezas, y más que reflexionar sobre el tema planteado en sus películas prefiere ir al grano y centrarse en mostrar la acción sin segundas lecturas ni filigranas estilísticas. En este caso confía ciegamente en el material de partida, el cual ya contiene la reflexión necesaria en su planteamiento del viejo conflicto moral del castigo dentro de un sistema legal imperfecto.

Light Yagami, un brillante estudiante, encuentra una extraña libreta con la macabra particularidad de convertirse en un arma letal al ser capaz de asesinar a la persona cuyo nombre sea escrito en sus páginas. Ante esta posibilidad, Yagami empieza a utilizarla para convertirse en una especie de dios juez (como un Charles Bronson de nueva generación), ajusticiando a malhechores que, a su modo de ver, no han tenido el castigo que se merecían por parte de lo que él cree un sistema judicial demasiado injusto y benévolo. A esto se añade la figura del sarcástico shinigami (dios de la muerte) al que pertenece la libreta, que se dedica a acompañar al protagonista mientras se divierte de lo lindo con los conflictos humanos. Yagami encuentra en el joven detective L a su más temible rival, iniciándose entre ellos una metafórica partida de ajedrez de inevitable desenlace.

La trama es suficientemente sugestiva e interesante como para que Kaneko crea poder limitarse a seguirla con sumo respeto, ya que la sucesión de acontecimientos original se adapta a la perfección dentro del ritmo cinematográfico. Sin embargo, el director se queda corto en su principal función de otorgar a su trabajo algo de personalidad o fuerza visual, consiguiendo que el aspecto se acerque peligrosamente al de un dorama con un presupuesto inflado, demasiado plano, funcional e impersonal como para resultar mínimamente emocionante. Y si ya conoces la historia por haber leído el manga o haber visto el anime, estos problemas hacen que la película resulte bastante aburrida.

“Death Note 2: The last name” mejora gracias a un ritmo más rápido en la sucesión de acontecimientos y a algunas arriesgadas decisiones de guión que prescinden sabiamente de sucesos clave del manga (que no enumeraré por no incurrir en spoilers) con el fin de hacer la narración más cinematográfica y acelerar el desenlace, quedándose en lo esencial y evitando así la repetitiva dinámica en la que termina cayendo el manga en su afán por prolongarse más allá de lo necesario.  

La adaptación de los personajes esta lograda en casi todos los casos, destacando positivamente el trabajo del emergente Ken’ichi Matsuyama en el papel de L, y resultando menos logrado el aspecto demasiado digital del shinigami Ryuuk, sobre todo en sus movimientos, pues en su diseño general sí logra convencernos. No termino sin mencionar la siempre bienvenida participación de  Hikari Mitsushima, debilidad personal y protagonista de la monumental “Love Exposure” de Sono Sion.

NOTA: 5