Monthly Archives: diciembre 2014

SU-KI-DA

sukida

 

Intimista y plácida película, no apta para espectadores con prisa, que habla sobre la dificultad de abrirse y mostrar los sentimientos, asignatura pendiente en una sociedad como la japonesa, en la que el miedo al fracaso, al futuro, o sea, a la propia vida, desemboca en numerosas ocasiones en situaciones de profunda soledad. Todos estos temas se tratan en esta película, cuya principal linea narrativa no es sino el viaje de una declaración de amor silenciada desde la adolescencia hasta la edad adulta. Encierra una secuencia que por si misma justifica el visionado de la película, un encuentro entre los adolescentes a la orilla de un río, antológico por su desbordante sensibilidad y original sencillez, ayudada por la naturalidad de Eita y una maravillosa Aoi Miyazaki.

sukida01

Planos muy plásticos y bellamente encuadrados, ritmo muy pausado, ambiente muy silencioso que provoca casi una sensación de estar ante algo sagrado. Estas características, que aportan el principal interés a la cinta, son también las culpables de sumir a la película, en ocasiones, en una melancolía que se antoja forzada en vez de surgida de forma natural, extendiendo un manto demasiado lánguido y triste.

Pese a estos elementos negativos, una propuesta sutil de gran sensibilidad intimista.

NOTA: 7’5

sukida00

BRAVE

1850275651_771dd95587_o

Película tailandesa de artes marciales, muy lejos en todos los sentidos de los Ong Bak, incluso en lo cinematográfico, que ya es decir.

Peripecias de nulo interés mal rodadas y mal interpretadas por un actor sin nigún carisma, un aspirante a Jackie Chan, anémico y modernillo (gafas de pasta incluidas) al que se le da mejor trepar y saltar que hostiar.

Música pachanguera y aburrimiento mortal. Con decir que me hice con ella con la intención de visionarla con los amigos en una reunión cervecera y no cumplió su función…

Fear is a state of mind… Y el aburrimiento también, ¿no?

NOTA: 1 (por una pelea bien coreografiada)

brave01--large-msg-120242576922

GTO

166701-slm3tnugzomzokkmwkve

Auténtica comedia de la que ahora apenas se encuentra en el descorazonador panorama de la industria del anime. Descacharrantemente divertida, ya con eso ha conseguido el objetivo de toda comedia que se precie. Pero además de eso consigue ahondar con puntería en los problemas de los adolescentes japoneses, con sencillez pero sin simplicidad, escapando siempre de lo sensiblero gracias a su prioritario carácter humorístico.

El personaje de Onizuka entra de lleno en el olimpo de ilustres macarras de buen corazón, capaz tanto de acciones loables como de otras reprobables.

Humor salvaje casi siempre, muchas veces ecchi o genéricamente sexual, a menudo pasado e ido de rosca, con animaciones completamente desfasadas,  y caricaturescas, con caras descomponiéndose en muecas exageradas y doblajes afectadísimos en su afán paródico. Parodias-homenaje de otras series también hay a mansalva: “El puño de la estrella del norte”, cine de yakuzas, Gundam,… e incluso el mítico Tora san.

Pese a presentar una animación irregular, bastante mediocre en ocasiones, la recurrencia a una corriente de los noventa de diseños con fisonomía más oriental, es de agradecer. Lo mejor, unos guiones divertidísimos y adictivos, despachados con gran ritmo y grandes personajes. Y casi nada de relleno dentro de 42 capítulos que saben a poco.

NOTA: 9

jfMhVdQqERHIp

KT

img_kt

Seco thriller político al estilo de las películas estadounidenses de los 70. Se resiente de una dirección en exceso contenida e impersonal, así como de un metraje excesivo, aunque nunca se pierde el interés y a veces sabe ser emocionante. Fallido clímax pero buena resolución.

NOTA: 6

SLEEPING BRIDE

Sleeping_Bride-762342937-large

 

Vergonzosa sima en la carrera de Hideo Nakata, realizada justo después de “Ringu 2″, sin la más mínima relación con el género de terror, que parece ser la especialidad del director.

Edulcorada, pastelosa, sensiblera, pueril, ridícula… ¿Era necesaria esta versión de “La bella durmiente”? Para colmo, rodada con tan poco estilo que parece un dorama.

Quizás si viniese de otro director… Pero me resulta difícil de perdonar viniendo de alguien que cuenta con muestras de talento como “The ring” o “Dark Water”.

Dramón para adolescentes que aún juegan a las princesitas y se mantienen inmaculadas a la espera de su príncipe azul.

Y mejor dejarlo aquí. Despotricar sobre esta película no puede traer nada positivo.

NOTA: 1

sleeping-bride

AIR DOLL

Air-Doll

 

Kore-eda, experto en indagar en los sentimientos que enriquecen al ser humano, pretende centrarse aquí en el concepto de humanidad en sí mismo. Para ello nos cuenta la historia de una muñeca hinchable que en sus ratos de asueto se convierte en un ser humano.

Es sin duda el primer tropiezo en la brillante carrera del director japonés. Por culpa de un tono indefinido entre fantasía y cotidianidad, se queda en un inconfortable punto intermedio: un universo cuasi-paralelo poco consistente, demasiado vaporoso y desvaído, cargado de melancolía superficial y de una poética ingénua. Estéticamente irreprochable debido a la belleza de la fotografía y lo ajustado de los encuadres, la falta de claridad expositiva y emocional te lleva renqueando entre una serie de secuencias sugerentes pero demasiado autónomas e inconexas en un conjunto bastante plano y monótono.

Kore-eda intenta aproximarse al mundo conceptual de Hideaki Anno o Mamoru Oshii para indagar en la naturaleza humana, aprendiendo con ello que sus herramientas no deben ser las de aquellos (la exposición conceptual intelectualizada) sino la emoción emanada de la observación sensible de las actitudes cotidianas.

NOTA: 6

air-doll-cartel