L: CHANGE THE WORLD

http://www.imdb.com/title/tt0912597/

Para aprovechar al máximo el éxito del fenómeno “Death Note”, compuesto por manga, anime y dos películas, se acometión la producción de este spin -off protagonizado por L, sin duda alguna el personaje más atractivo y carismático de la función.

Aparte del indudable éxito a nivel comercial, la película presenta sus aspectos positivos y negativos.

El primer elemento positivo reside en la elección de Hideo Nakata, un director que si bien parece que aún no ha conseguido salir del depósito de la azotea de “Dark Water”, sigue mereciendo una oportunidad a la hora de mostrar una elegancia visual que sitúa esta película por encima de las anteriores en cuanto a planificación y acabado visual, aunque sea obvia su desventaja a nivel presupuestario.

El responsable de la adaptación del manga, Sushuke Kaneko, cuya pericia para la épica no voy a discutir, centra su capacidad en saber qué es lo que hay que filmar por delante de la manera de filmarlo, consiguiendo un estilo dinámico y vibrante. En cambio, el estilo de Nakata, más reposado e intimista, se preocupa más de transmitir un tempo apoyándose en la plasticidad de encuadres y planos secuencia reposados, en los que la cámara se desliza suavemente por el escenario, produciendo una sensación crespuscular y melancólica. Por encima de los acontecimientos de la trama, Nakata sitúa los pequeños detalles que retratan a los personajes, y más comprensiblemente en un caso como el de esta película, que presenta su aspecto más flojo en un guión mediocre y poco imaginativo, que cuenta una historia demasiado manida y poco original, centrando los momentos culminantes en la acción física, para la cual Nakata no está dotado.

Sin embargo, lo peor de todo es la falta de protagonismo de L a la hora de ejercer de motor de la trama, pues sus facultades detectivescas nunca necesitan ser puestas en práctica, ya que no hay casi nada que resolver en el caso tan soso y obvio en el que se ve envuelto.

Pese a esto, Ken’ichi Matsuyama esta estupendo en el retrato del raro y extravagante genio anticrimen, superando incluso su interpretación del binomio “Death Note”. También es cierto que aquí su personaje tiene más oportunidades de lucimiento al ser objeto de una humanización que funciona a pesar de acercarse en ocasiones a lo sensiblero, como no podía ser de otra manera al estar el joven rodeado de niños en todo momento. No obstante, Nakata solventa los habituales peligros derivados de la presencia infantil, consiguiendo que los actores de menor edad esten comedidos en unos personajes ya bastante cuidados desde el guión.

En resumidas cuentas, una película más agradable en su forma pulcra y evocadora que en su aburrida historia carente de interés, cuyo principal aliciente reside en la evolución de L y en su particular concepción del mundo.

Aunque la historia esté muy por debajo, como película es superior a las anteriores.

NOTA: 6,5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *