LINGER


http://www.imdb.com 

Mi admiración por Johnny To me obliga a tener que tragarme películas como ésta. Pese a que conocía previamente  la adscripción del film a la división estrictamente lucrativa de la productora Milkiway, nada podía prepararme para semejante horror. Es de admirar la capacidad que tienen los directores de la excolonia británica para conjugar sus facetas autorales con las meramente comerciales (lo que no quiere decir que en cada una no haya los atisvos necesarios de la otra), pero en algunas ocasiones llegas a desear una mayor dignidad creativa. El único valor positivo que demuestra To a la hora de emprender un proyecto como “Linger” es la valentía de ser él mismo (y no cualquier aprendiz de la productora) el que se manche las manos con semejante producto. Visto de otra manera, mejor que se arriesgue un director consolidado que ha demostrado con creces su valía, que hundir antes de empezar la floreciente carrera de un director novel.

El guión es insostenible se mire por donde se mire. Ni siquiera un híbrido mutante compuesto por las dotes combinadas de Howard Hawks y Orson Welles podría salvar un guión tan espeluznante. Quizá porque To es consciente de ello no se esfuerza lo más mínimo a la hora de dirigir, ofreciendo un conjunto de planos edulcorados más cercanos a una película de Garry Marshall que al estilo visual al que nos tiene acostrumbrado. Para colmo de males, “Linger” es, principalmente, el vehículo de lanzamiento de Vic Chou, un ídolo pop cantonés. Solo decir al respecto que si su capacidad como cantante fuese inversamente proporcional a sus dotes interpretativas, tendríamos delante al nuevo Frank Sinatra.

El caso es que Johnny To ni se ha inmutado tras semejante fiasco. Le bastó dirigir las magníficas “Sparrow” y “Vengance” para mostrarse nuevamente en plena forma.

NOTA: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *