Tag Archives: bizarre

SUKEBAN BOY

Ficha IMDB

Esta película sobre un chico que se viste de chica para estudiar en un instituto femenino está basada en un manga de Go Nagai y dirigida por el artista del bizarre Noboru Iguchi entre “The machine girl” y “Robogeisha”, ambas superiores en coeficiente técnico-artístico (y seguramente tambien en presupuestario) pero al mismo nivel en lo que a gore, mal gusto y excesos grotescos se refiere. El enclenque argumento es una excusa para poner en pantalla una serie de peleas brutalmente surreales entre diferentes grupos enemigos de estudiantes, cada uno de ellos con sus propias armas y técnicas. Tenemos así la patada can-can de Kanko, la principal antagonista, las tetas ametralladoras de la líder de la “Liga sin sostén”, las patadas no-no de la liga desnuda Zen-su (al tiempo que gritan: ¡No mires!¡No mires!¡No mires!). Y todo esto acompañado por altas dosis de tripas, amputaciones, pústulas y demás aderezo gore que a estómagos poco acostumbrados puede llevar al desagrado. Todo está exagerado a niveles estratosféricos, en un cúmulo de chistes soeces y surrealistas en los que cabe todo  (genial la chica que dispara por los muñones de sus piernas) y que funcionan simplemente por lo desfasado de su concepción.

Como es necesario en este tipo de películas, las interprestaciones son pésimas a más no poder, a veces por sobreactuación  consciente y otras por incapacidad interpretativa, ambas opciones elegidas voluntariamente por el director. El problema principal de la película, aparte del argumento inexistente e innecesario, es la pobreza visual y el humor poco imaginativo, más basado en epatar a base de muñones que en generar gags ingeniosos al estilo de las primeras producciones de Peter Jackson. La parte positiva son las sonrisas que arrancan los degenerados efectos especiales de Yoshihiro Nishimura, verdaderamente estomagantes, y el despelote generalizado de las AV models que protagonizan la función, entre ellas Asami en el papel de chico travestido.

Sólo para amantes del bizarre por el bizarre o los impenitentes buscadores de trash, género del que los japoneses saben un rato.

NOTA: 3