Tag Archives: cosplay

EXPOMANGA 2011

Bien entrados ya en el 2012, y con varios eventos de este tipo celebrados en nuestro país (primer Japan Weekend del 2012, Salón del Manga de Barcelona), aceptando de antemano mi tardanza, creo que es hora de escribir una serie de entradas para comentaros mis visitas a los mercados frikis del año pasado.

A menos de una semana para el de 2012, del que espero dar debida cuenta por aquí de forma más inmediata, el hallazgo de las fotografías que saqué en el evento me ha decidido a hablaros brevemente del Expomanga del 2011.

Desde hace unos años, se celebra en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid, aumentando considerablemente la superficie respecto a localizaciones anteriores. El ambiente ofrecía lo que todo aficionado al manga, anime, videojuegos y cultura japonesa en general busca en un evento de estas características: diversión, esparcimiento, alegría de compartir aficiones,  cantidad de cosplayers emulando a sus personajes animados favoritos, siempre con una pose a punto para las cámaras de cualquiera que le pida una foto, cancioncillas chillonas japonesas llenando el aire, torneos de videojuegos, de cartas, de dibujo, concursos de karaoke en todas sus modalidades (la más bizarra de ellas, el karaoke pasiego, consiste en cantar con la boca llena con un polvorón navideño), stands de ilusionados clubs de manga, anime y cultura japonesa, y, por supuesto, millones de mangas, animes, posters, llaveros, figuritas y demás merchandaising puestos al alcance de los compradores por tiendas y editoriales de toda España. Yo participé de la fiesta pidiendo fotos a diestra y siniestra y comprándome una cartera de Evangelion con el dibujo del logo de Nerv por un lado y el de Asuka Langley por el otro.

Entre las actuaciones, la que más me gustó fue la de un conjunto de taiko, el tambor típico japonés que suele tocarse en los matsuri (festivales). Aquí tenéis los enlaces a los videos que grabé de esta actuación:

Taiko 1

Taiko 2

Taiko 3

La entrada costaba unos 5 euros más que amortizados en este agradable y estimulante día friki. Con la entrada regalaban un par de comics, que dependiendo de la hora podían ir de números de manga de autores españoles al primer volúmen de “Forget me not”, de Kenji Tsuruta. A mi me tocaron los primeros, y unos amigos con los que me encontré más tarde me regalaron amablemente el ejemplar de Tsuruta, ya que al ser pareja, iban a tenerlo repetido.

Como se trataba del último día del evento, tuve la suerte de presenciar el final de fiesta, que consistía en la interpretación por todos los asistentes del himno del festival: el “Tatakae otaking”, opening de las míticas OVAs de Gainax “Otaku no video”. Acto seguido nos enganchamos en una conga por todo el pabellón al ritmo del opening de “Jungle wa itsumo hale nochi Guu”:

Conga Hale Nochi Guu

Sin más, os dejo con las fotografías que hice. Son típicas fotos de móvil, o sea, no os esperéis ninguna obra de arte, pero espero que sea suficiente para que captéis el ambiente de este tipo de eventos.

 

 

KAMIKAZE GIRLS

http://www.imdb.com/title/tt0416220/

Cultura pop japonesa a través de dos personajes prototípicos del moderno Japón es lo que nos ofrece esta simpática y desacomplejada película llena de elementos visuales propios del anime y el manga, entre los que se encuentra una pequeña introducción animada.

Una joven cosplayer que vive en un pequeño pueblo y una motorista rebelde unen fuerzas, pese a su disparidad de caracteres, con el fin de enfrentarse a una pandilla de gamberros.

Atendiendo a los personajes, la historia se nos presenta como una especie de parodia espiritual trasladada al ámbito rural de la archiconocida “Nana”, con el mundo tartadefresístico de la Nana interpretada por Aoi Miyazaki representado aquí por el aún más azucarado de las sweet lolitas (con su debilidad por la Francia rococó) personificado por Kyoko Fukada, actriz, modelo y cantante, que ya casi se autorretratase en “Dolls” (Takeshi Kitano) en el papel de pop idol. La brusca y expeditiva punk-rocker está interpretada por una Anna Tsuchiya recién salida de la brillante “The Taste of Tea” (Katsuhito Ishii), de la que espero hablar en alguna ocasión. Ambas se mueven en un mundo real teñido por su propia visión escapista, la cual tienen que superar o imponer a fin de ser capaces de resolver sus problemas.

A través de una concepción estética llena de psicotronías otaku, mixturas de tono y momentos de desfase humorístico bastante conseguidos,  se logra un hermanamiento entre la forma y el fondo. Lo que le falta es que ese delirio visual y argumental este acompañado por un delirio conceptual con la suficiente carga de profundidad como para armar unos cimientos más sólidos y evitar que la película presente un alcance final que se antoja limitado y aprisionado en su propio y virtuoso frikismo pop.

El director Tetsuya Nakashima logró su trabajo más popular con “Confessions”, drama estudiantil seleccionado por Japón para los Oscar del 2010.

NOTA: 6,5

 

FUJOSHI KANOJO (HOW TO DATE AN OTAKU GIRL)

http://www.imdb.com/title/tt1424056/

Cursilada insustancial basada en un shoujo manga, llena de elementos pop, como corazoncitos infográficos flotando por doquier, esta película es el equivalente japones a las comedias de carne y hueso de la Disney. El argumento casi inexistente nos plantea un conflicto de risa (un chico de aficiones “normales” empieza a salir con una otaku a la que le gusta tratarlo como si fuera su sirviente) que, al no dar para todo un largometraje, y tras un par de bromas fikis de cero elaboración, se olvida a mitad de la película en beneficio de una trama aún más insustancial: ¿se va ella a trabajar a Londres o se queda con su novio en Tokyo? Este drama sobrecogedor ampara una segunda mitad aún más famélica que la primera, que al menos era medianamente dinámica aunque arrítmica.

Tras un importante tonelaje de cursiladas y romanticismo del castillo de Family Feber, que logra filtrarse hasta más allá de los créditos finales (con un maldito lazo rosa infográfico enlazando -valga la redundancia- a los dos tortolitos), al final todo acaba bien sin que haya pasado nada reseñable y sin que ninguna adolescente integral haya tenido que sufrir mucho con los insondables dilemas de la parejita de babosos irredentos.

La única virtud que encontramos es el valor didáctico que pueda ofrecer en lo referente a cultura pop nipona, en tanto que ella es una obsesa del fujoshi, que no es más que una debilidad hacia los chicos amanerados y/o refinados y las relaciones que puedan tener entre ellos. Así, hay secuencias en las que la chica se pone a tope (hasta el desmallo, literalmente) imaginando a su novio tonteando con su mejor amigo, ambos disfrazados de cosplay de series anime.

Aunque la factura técnica (sobre todo la fotografía y la interpretación) es bastante televisiva, algunos planos compuestos con estilo y la predilección por despachar los diálogos en plano secuencia, provocan la impresión de que el director quería hacer un tipo de película imposible contando con semejante material de partida. Al menos, este inopinado afán estilístico alegra aisladamente el visionado y aporta el mejor momento, un plano secuencia en el que él le corta a ella las uñas de los pies, de conseguido ambiente placido y cotidiano gracias al suave movimiento de la cámara pasando de uno a otro .

En fin, mucho moe, kawai, cosplay y mucho rosa para aquellos que sigan con la misma percepción de las relaciones sentimentales que cuando tenían trece años. O para los que los tengan ahora.

NOTA: 3