Tag Archives: tv

ETERNAL FAMILY

Ficha imdb

El estudio 4º C produce este despliegue epiléptico y acelerado del director Koji Morimoto, anterior a sus episodios “Magnetic Rose” y “Beyond”, de lo mejor de las películas colectivas “Memories” y “Animatrix”, respectivamente.

En esta ocasión se aleja de la reflexión más sobria para brindarnos, en una OVA de media hora escasa, la historia de una familia disfuncional que se escapa del programa más exitoso de la televisión, sedante principal de una realidad profundamente  distópica y alienante que no es más que la exhibición desquiciada de los cimientos carcomidos que construyen la nuestra.

Animación superlativa  y surrealismo cruel en una sátira cargada de contenido social y crítica hacia los medios de masa, con clara influencia de la novela “1984″ de Orwell y con elementos que un año después desarrollaría “El show de Truman”.

La banda sonora bañada con música techno e industrial enfatiza la deshumanización desesperanzada que transmite el conjunto.

Para ver junto a “Dead Leaves” y “FLCL” en una noche de ácidos, sin necesidad de tomarse más que unas de cervezas.

NOTA: 7

 

NO MORE COMICS

http://www.imdb.com/title/tt0091354/

Al mercado doméstico occidental llega solo la milésima parte de la filmografía de los paises orientales. Así, del director japonés Yojiro Takita sólo conocíamos películas correspondientes a los años más recientes, caso de la editada en DVD “La espada del samurái” (Mibu gishi den, 2003) o la oscarizada “Despedidas” (Okuribito, 2008). “The ying-yang master”, de 2001,presenta los mismo defectos o virtudes, según quién las mire, de las dos anteriores.

Desde mi punto de vista, la falta de personalidad tipo grandes relatos de la primera y el amaneramiento y convencionalismo enfocado a EEUU de la segunda, se ven superados por las excelencias de una película muy anterior: “No more comics”, de 1986. En ella, Takita cohesiona forma y fondo a través de un estilo nervioso y urgente, perfectamente coherente con la temática sobre el mundo de la prensa amarilla y la televisión en el país nipón.

Kinameri, en una interpretación simbiótica de Yuya Uchida (prolífico actor bastante curtido en los años ochenta que aquí ejerce como coguionista), es un sugestivo personaje, un periodista carroñero que ha entregado su vida a su oficio, con una dedicación total y única que ha dado al traste con su vida privada y su dignidad como persona, en favor de la búsqueda incansable de la última noticia.  Kinameri nos hace traspasar la superficie de la realidad nipona de la época, introduciéndonos en el lado más desconocido, lleno de corrupciones, intervenciones e influencias de la yakuza, acosos de la prensa a miembros del espectáculo, presiones de las agencias a sus propios trabajadores, etc. Kinameri es el fiel retrato del reportero que busca la fama a través de una exposición inquebrantable al riesgo en su búsqueda de la exclusiva a toda costa.  Es el cabeza de turco de una crítica feroz pero poliédrica contra la deshumanización de un oficio y contra una sociedad más preocupada en aparentar, en parte secundada por unos medios más interesados en mostrar carnaza que en ofrecer la realidad de la forma más objetiva. El propio Kinameri, cansado de sus prácticas poco honorables, intenta pasarse a un periodismo más comprometido e inicia su cruzada personal para destapar a una empresa que tima a jubilados.

Takita empapa la historia de ironía, sátira y mucha mala leche, demostrando una personalidad inexistente en sus últimas obras. A diferencia también del clasicismo algo acartonado de esas últimas películas, “No more comics” presenta una factura más seca y rugosa. Está llena de secuencias en cámara al hombro, rodadas y montadas como si de un reportaje televisivo se tratase. Fondo y forma confluyen: a la par que vemos el caos de un tipo de vida, el estilo de la película nos hace sentir ese caos, por medio del mencionado feismo visual y una narración desestructurada, apoyada en la repetición y hartazgo de los momentos casi idénticos que configuran el día a día del reportero protagonista.

El final, una secuenia en que los periodístas presencian un asesinato sin más intervención que la de intentar conseguir la mejor foto, hace estallar al propio protagonista, que decide intervenir en la pelea para evitar el asesinato. Al pedírsele declaración, Kinameri grita en inglés que se niega a hablar japonés, toda una declaración de intenciones en una época en que el crecimiento japonés los situaba a la par que el gigante americano.

Como curiosidad, un joven Takeshi Kitano realiza un cameo con un personaje muy en la linea de sus más conocidas interpretaciones.

NOTA: 8

Trailer “No more comics”